Galopante corazón

DSCN7108

Barrio 23 de enero / Caracas

Por: @Josecomunicando

Subir al cuartel de la montaña, lugar donde está el mausoleo a Chavez, es un viaje cargado de símbolos, mística y fuerza. Es literalmente subir la cordillera de los Andes, esa que tanta identidad nos da como continente que nos une como un cordón umbilical a la misma madre, la matria latinoamericana.

El sinuoso recorrido en la bella barriada popular del 23 de enero va dibujando los laberintos que ha aprendido caminar el pueblo de Bolivar para forjar cada mañana un futuro mejor. Es imponente subir, pero cada metro invita a superar los que vendrán. Las casitas de colores, sus balcones llenos de vida, su alegre gente nos anuncia que arriba, bien arriba se respira dignidad.

En cada esquina algo nuevo por ver, en cada descanso nuevos aires por respirar, pero a medio camino las banderas de Venezuela, Chile y otra con la cara de Salvador Allende flamean como estandartes de un barrio símbolo de la revolución palpitante. El paisaje se completa con una gigante inscripción en la punta de un edificio donde dice: “Seamos como Chavez. Patria Querida. Columna Salvador Allende”.

DSCN7122

Banderas flameantes en el barrio 23 de enero

Puede sonar puro slogan eso de escuchar “querida patria”, pero al ver pasar a alumnos de escuelas en el ingreso al Cuartel de la Montaña y escuchar a la gente gritar a viva voz “tenemos patria” y romper en espontáneos aplausos es verdaderamente impresionante y emocionante. Sucede que los que eran dueño de Venezuela, les negaron históricamente a los sectores populares un lugar en su idea de patria, ni siquiera en los márgenes de la minúscula patria burguesa. Por eso el pueblo dice: “Hoy tenemos patria”.

Para que el pueblo pueda defender a su patria se crearon las Milicias Populares, y son estas las encargadas, entre otras cosas, de custodiar el lugar donde esta Chavez, allí en el Cuartel de montaña en la punta del barrio 23 de Enero.

DSCN7113

Acceso al Cuartel de la Montaña

Era el 8 de marzo día internacional de la mujer trabajadora y una miliciana pedía que se mantuviera el orden en la cola para acceder al cuartel. Cuando le consulte a esa mujer cual era la importancia de ella de estar allí, me respondió: Yo estoy aquí porque estoy muy agradecida por todo lo que nos dio Chavez. Él es el único que hizo cosas para lo más humildes, nos dio casa, acceso a la salud, trabajo, nos hizo amar a nuestra patria y yo quiero estar bien cerca de él, por eso pedí estar aquí en este cuartel.

Era evidente que yo no era venezolano, pero antes de decir mi procedencia ella adelantó, “Aquí todos son bienvenidos, sean del país que sea,  el Comandante nos enseñó eso y todos son recibidos con los brazos abiertos”. Cuando terminó de decir eso inesperadamente rompió en llanto y entre sollozos me dijo: “Para nosotros es muy duro que Chavez ya no este físicamente, pero igual vamos a continuar” y tomando aire balbuceo: “Disculpá que me ponga de esta forma. No se qué me paso. Siento que el corazón me va muy fuerte”. “Siente, siente …” me decía mientras me agarraba la mano y me la apoyaba sobre su galopante rojo corazón.

Sin dudas lo que sentí fue el corazón de la patria, la fuerza de un pueblo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s